Detecte problemas mecánicos en el vehículo usando sólo su olfato

Recuerde el consejo de oro: Ante cualquier duda o indicio de cualquier tipo, lleve su auto donde un mecánico de confianza. Esto le evitará gastos más elevados posteriormente.

Parece cuestión de broma, ¿cierto?, pero no lo es. Usted puede descubrir algunos problemas en su auto solo detectándolos por su olor. Veamos algunos ejemplos:

• El olor a tostada quemada – Es un olor suave pero penetrante. Suele indicar un cortocircuito eléctrico y un material aislante quemado. Para mayor seguridad, trata de no conducir el vehículo hasta que le diagnostiquen el problema.


• El olor a huevo podrido – Se trata de un olor persistente a sulfuro quemado – generalmente indica un problema en el convertidor o transformador catalítico o en otros dispositivos de control de emisiones. No se demore en hacer el diagnóstico y la reparación.

• Un olor ácido denso: Por lo general significa aceite quemado. Busque signos de pérdida de aceite.


• El olor a gasolina: Después de un arranque fallido puede significar que el motor está “ahogado” con combustible. Espere unos minutos antes de volver a intentar el arranque. Si el olor persiste, es posible que haya una pérdida en el sistema de combustible, un problema potencialmente peligroso que necesita atención inmediata.


• Un olor a resina quemada: Un olor químico ácido puede estar indicando un recalentamiento de los frenos o del embrague. Controle el freno de mano. Deténgase. Espere a que se enfríen los frenos antes de repetir una frenada brusca en caminos montañosos. Si sale un poco de humo de las ruedas significa que el freno está atascado. En ese caso, hay que remolcar el vehículo para repararlo.


• Un olor dulce:  indica una pérdida de líquido de refrigeración. Si el marcador de temperatura o la luz de advertencia no indica que hay un recalentamiento, conduzca con cuidado hasta la estación de servicio más cercana controlando sus marcadores de temperatura. Si a este olor se le agrega otro olor metálico y se ve algo de humo o vapor bajo el capó, significa que el motor está recalentado. Deténgase inmediatamente. Si continúa conduciendo en estas condiciones podría dañar el motor severamente, y tendría que remolcar el vehículo con una grúa para repararlo.

Fuente: Varias

Facebook
Instagram
WhatsApp